Sobre mi

Casa es un estado, no un lugar
Siempre me he sentido diferente, no en un sentido especial, sino con capacidad para ver o sentir cosas en las personas y entender, para aliviar, lo que el otro necesita para su mayor bien. Esto no siempre ha sido fácil, solo a través de una búsqueda interior he podido entender cual era mi propósito de vida.

“El propósito de vida siempre tiene que ver con uno mismo, no con la ayuda al otro. Ayudarnos a nosotros mismos es abrir un camino para el que viene a ti. Todo maestro rompe sus barreras interiores y se abre al infinito… Solo conectamos con la esencia del otro a través de la compasión. Rechazando juicios sobre mi misma, rechazo los juicios de los demás, centrándome en el amor que siento por mi, amo a los demás, siendo consciente de mi luz percibo y siento la luz de otros”.

Así, desde esta energía, he podido aceptar cosas que en un principio me parecían inaceptables. Aceptando mi responsabilidad me llegó la libertad. Es la gran lección que tenia que aprender. Por eso emprendo una nueva vida que deseo quieras compartir conmigo. Quiero enseñarte que más allá del sufrimiento hay vida y que solo de ti depende salir de ese lugar.

Me he formado como terapeuta durante más de 10 años, nunca dejo de aprender, en muchas técnicas: TVP, PNL, Registros Akashicos, Gestalt, reiki, aromaterapia sagrada, jin shin jiutsu, maestra en diversas técnicas de meditación y mindfulness… y actualmente curso cuarto de Psicología en la Universidad a Distancia de Madrid (Udima) ¡Quien me lo iba a decir!, después de dejar de ser hija de…., esposa de…, madre de…., soy ANA VIDAS.

Desde la serenidad y la paz que da estar en casa os invito a disfrutar de esa sensación.
Porque CASA ES UN ESTADO, NO UN LUGAR.

Pin It on Pinterest

Share This
X